AOVE, ¿qué es y qué significa realmente?

AOVE, ¿qué es y qué significa realmente?

AOVE son las siglas de Aceite de Oliva Virgen Extra, el zumo de aceitunas de mayor calidad que podemos encontrar en el mercado. Hasta hace muy poco, este acrónimo tenía un uso bastante exclusivo, reservado a técnicos, expertos y profesionales del sector. Sin embargo, a día de hoy ya se ha popularizado y extendido su uso también a los consumidores más ilustrados. Por ello, nos parece interesante contarte cuáles son las connotaciones que hay detrás de este término y porque se ha puesto de moda.

AOVE, mucho más que aceite de oliva

Como seguramente ya sabes, y lo hemos comentado en este blog en muchas ocasiones, detrás del término “aceite de oliva” se pueden esconder productos muy variopintos y de calidades radicalmente diferentes. Sin ir más lejos, cuando compras aceite de oliva (a secas), no estás comprando ni mucho menos el aceite de oliva de mayor calidad, ya que como podrás ver en su etiqueta, se trata de una mezcla de aceites de oliva refinados y aceites de oliva vírgenes. Además, estos productos suelen llevar claramente identificada su acidez máxima (haz click para más información sobre la acidez del aceite de oliva), que como sabes es un indicativo de calidad en los aceites de oliva vírgenes y vírgenes extra. Pero no te dejes confundir, estos aceites han perdido ya su virginidad, y la acidez se ajusta durante el proceso de refinado, extrayendo los ácidos grasos libres por métodos artificiales y en algunos casos añadiendo compuestos químicos. Este proceso industrial, también elimina gran parte de los polifenoles y vitaminas presentes en el zumo de forma natural, por lo que su valor nutritivo y sensorial queda bastante reducido.

Para saber más: El aceite refinado, ¿qué es y cómo se hace (haz click para abrir en una ventana nueva).

Acidez aceite de oliva refinado

No es AOVE todo lo que reluce

Pero seamos justos, el aceite de oliva desvirgado, comparado con otros aceites vegetales (palma, coco, soja, etc) que nos tragamos a diario enmascarados en todo tipo de alimentos, es gloria bendita desde el punto de vista saludable, ya que aunque el aceite de oliva se refine, sigue siendo una grasa principalmente monoinsaturada con un alto contenido en ácido oleico. Además, es un producto necesario desde el punto de vista comercial, ya que no existiría suficiente AOVE en las almazaras para atender la creciente demanda de aceite de oliva que hay en el mercado. No obstante, desde el punto de vista organoléptico o sensorial, no hay color con el AOVE, empezando precisamente por su color y terminado por su sabor. Por ello, en este caso, el AOVE no es sólo una abreviatura de un término relativamente largo, se trata de acuñar un término unívoco con unos atributos diferenciados, que no pueda dar lugar a confusiones originadas por intereses comerciales, igual que ha ocurrido con el término aceite de oliva.

AOVE, sinónimo de más calidad y salud

De hecho, los atributos más caraterísticos y diferenciales de un buen AOVE, son su equilibrado frutado, picor y amargor presentes de forma natural en casi todos los aceites de oliva virgen extra de calidad superior, y en especial en aquellos que provienen de aceitunas más verdes recogidas al principio de la cosecha. De esta forma, el zumo resultante tiene una mayor concentración en ciertos compuestos naturales como la oleuropeína y el oleocantal, responsables directos de su sabor algo amargo y picante. Estos antioxidantes naturales, se desarrollan en mayor o menor medida dependiendo del fruto (variedad y estado de madurez), pero también de la climatología y del tipo de cultivo

Por ejemplo, un olivar cultivado en un hábitat de alta montaña sin ningún sistema de riego instalado (cultivo de secano), va a tener que soportar unas condiciones muy altas de estrés, sobretodo en períodos de sequía. Esto hará que desarrollen una mayor cantidad de polifenoles y antioxidantes naturales como la vitamina E o el oleocantal, y que permitan a ese olivar sobrevivir en unas condiciones ambientales más extremas.

Aceitunas premium

Como ya hemos tocado en otros artículos, hay AOVEs muy robustos como los de la variedad picual, donde generalmente resaltan más estos atributos positivos de amargor y picor, y otros más ligeros como los de la variedad arbequina, donde apenas se distinguen, sobretodo si proceden de aceitunas maduras. Ahora bien, estos AOVEs pueden llegar a ser espectaculares cuando se hacen con aceitunas totalmente verdes, que como ya hemos comentado, tienen un mayor contenido en polifenoles.

No te pierdas: El aceite verde, ¿qué es y cómo se hace? (haz click para abrir en una nueva ventana).

AOVE, el regalo perfecto

Por tanto, un buen AOVE es un regalo para la salud y para los sentidos, y algo relativamente económico. Una botella bien presentada con aceite de oliva virgen extra de calidad superior, utilizado exclusivamente en crudo (para ensaladas, tostadas, etc), va a durarnos varios meses en la cocina; y desde luego vamos a encontrar unos matices más frutados, que con poco que utilicemos, transmiten un gran sabor y personalidad a los platos. Dicho lo cual, si queremos que se acuerden de nosotros (para bien) durante un tiempo, ¡¡¡HAY QUE REGALAR AOVE!!! 

Botellas de AOVE para regalar

Cultura AOVE

Por cierto, el término AOVE no es algo exclusivo del español, en el vocabulario inglés también lleva algún tiempo utilizándose su homólogo EVOO, que son las siglas de Extra Virgin Olive Oil. Para seguir aprendiendo…

Descarga gratis: Guía del Aceite de Oliva #CulturaAOVE (haz click para empezar).

 


Puntúa este artículo:
(26 puntuaciones, media: 4,19 de 5)
COPYRIGHT: Este contenido es original y está protegido por derechos de propiedad intelectual. Se puede utilizar como fuente de información enlazando la página. Gracias.

Test del aceite

¡Gracias por tu apoyo!

Comparte tu cultura #EXTRAVIRGIN ;-)