El precio del aceite de oliva, ¿por qué sube?

El precio del aceite de oliva, ¿por qué sube?

El precio del aceite de oliva no para de subir, lo cual no es bueno obviamente para los consumidores, y hasta cierto punto tampoco lo es para los productores, ya que parte de su consumo se retrae en favor de aceites más baratos y menos saludables. Pero, ¿por qué sube (o baja) el precio del aceite de oliva? ¿Por qué una misma marca de aceite puede incluso duplicar su precio de venta en unos pocos meses? ¿Cuál es el precio justo de nuestro oro líquido? Lo vamos a contar con pelos y señales, de forma transparente y sin tapujos.

Histórico de precios del aceite de oliva

Es cierto que en origen los productores venden más caro el aceite que hace 4 ó 5 años, del orden de un 40% más, que no es ninguna tontería. Sin embargo, la producción ha caído de forma importante, y también es cierto que los bajos precios de hace unos años, estaban hundiendo a los agricultores tradicionales, que como veremos más adelante tienen que hacer frente a unos costes de producción que no son sostenibles con la calidad. No obstante, lo que ha detonado definitivamente la subida del precio de nuestro aceite, es su fuerte demanda unida a la reducción de la producción mundial durante varios años consecutivos, que ha acabado prácticamente con las reservas de las grandes marcas y distribuidores, que en definitiva son los que controlan el mercado.

Precio del aceite de oliva

No te pierdas: El mercado del aceite de oliva (haz click para abrir en una nueva ventana).

Caída de la producción de aceite de oliva

Todo apunta a que el incremento de las temperaturas y la sequía parecen las causantes de que en España, líder mundial en la producción de aceite de oliva, llevemos varios años consecutivos de malas cosechas. Llamémoslo cambio climático o como queramos, pero lo cierto es que en la campaña 2014/2015, la producción cayó un 40% respecto a una campaña normal, y las siguientes tampoco están siendo para tirar cohetes. Además en Italia, el segundo productor mundial, la cosecha se ha visto más mermada aún por una plaga letal en el campo, la temida Xylella fastidiosa. Esta bacteria, ha arrasado más de un millón de olivos allí, y ahora amenaza seriamente a España, donde ya han sido detectados varios casos en Baleares. Así que entre unas cosas y otras, las previsiones no son buenas y existe bastante especulación en el sector, lo que hace que los precios sigan subiendo.

Establecimiento del precio del aceite de oliva

El mercado del aceite de oliva es más complejo de lo que parece, pero la verdad es que su funcionamiento es bastante similar al del mercado de valores de La Bolsa. De hecho, existen sistemas de información de precios en origen del aceite de oliva, como el Poolred en España o el Ismea en Italia, donde se reflejan abiertamente vía web y de manera automática muchas de las operaciones de compra-venta a granel, en función de la oferta y la demanda en cada momento. De esta forma, productores y compradores (distribuidores, exportadores y otros intermediarios), pueden conocer en tiempo real el precio medio en origen que se está pagando por los diferentes tipos de aceites de oliva (virgen extra, virgen y lampante), estrechándose así sus márgenes de negociación considerablemente.

Precio aceite de oliva 2017

Precio aceite de oliva Italia

Precio del aceite de oliva en Italia. Fuente: Ismea

Hay que fijarse en la diferencia de precios que existe aún en origen entre el mercado italiano y el español, especialmente en el aceite de oliva virgen extra, claramente minusvalorado en España.

Por pura lógica de mercado, si un año la cosecha es escasa, pero existe una gran demanda del producto, el precio tiende a subir y viceversa. Sin embargo, esto no se produce de forma inmediata en los lineales de los supermercados, porque como en todos los mercados abiertos que se rigen por las leyes de la oferta y la demanda, existe una tendencia a la especulación que hace que los precios se modulen en función de intereses económicos. ¿Y como se especula con el aceite de oliva? Muy sencillo, si los distribuidores prevén una mala cosecha en origen para el próximo año y en consecuencia una inminente subida de precios, pueden aprovisionarse durante el año en curso comprando más cantidad de producto a un precio más bajo y almacenándolo en grandes depósitos para sacarlo al mercado cuando el precio en origen suba. De esta forma, consiguen amortiguar la subida de precios hacia el consumidor final para que no se resienta tanto la demanda y mejorar progresivamente sus márgenes de venta. Sin embargo, puede llegar un momento en el que ese aceite almacenado incluso de otras campañas se agote, y siga existiendo una alta demanda por parte de los compradores, lo que hace que su precio de venta se acabe disparando sí o sí, como ya vaticinaba el maestro Chicote :-)

Relación calidad / precio del aceite de oliva

En cierto modo, este sistema es una manera de aportar transparencia al mercado y fijar unos precios estándar en origen para el aceite a granel, en función de la oferta y la demanda. El problema es que no todos los aceites de oliva virgen extra son iguales ni tienen los mismos costes de producción, por lo que esta forma de vender el producto es mucho más rentable para unos productores que para otros. Por ejemplo, no cuesta lo mismo producir un litro de aceite verde, para el que hacen falta entre 10 y 20 kilos de aceitunas, que un litro de aceite maduro, que apenas precisa unos 5 kilos.

No te pierdas: Aceite de oliva verde, ¿qué es cómo se hace? (haz click para abrir en una nueva ventana).

De hecho, el rendimiento también varía bastante en función del tipo de cultivo. Por ejemplo un olivar ecológico puede llegar a producir entorno a un 40% menos que uno convencional, mientras que un olivar tradicional de secano, también reduce su producción drásticamente frente a uno de regadío. Y tampoco es lo mismo un aceite de oliva virgen extra producido en una zona de sierra, donde la climatología y la orografía disminuyen la producción y no hacen posible mecanizar la recogida de la aceituna, que en una zona de loma o campiña, con grandes extensiones de olivares de regadío de cultivo intensivo, alta producción y fácilmente mecanizables, lo que hace que sus costes bajen drásticamente. Pero como es bien sabido, cantidad y calidad no suelen llevarse demasiado bien,  aunque aquí nos metemos en un terreno algo escabroso que formará parte de otros debates.

Costes de produccion aceite de oliva

Costes de producción del aceite de oliva

Como decíamos, los costes de producción dependen en gran medida del tipo de cultivo, que puede ser ecológico o convencional, tradicional o intensivo, de regadío o de secano, mecanizable o no mecanizable, etc. Según un estudio realizado en 2015 por el Consejo Oleícola Internacional, en el que participaron cerca de 30 expertos, el coste medio de producción de un kilo de aceite de oliva convencional en España, oscila entre los 2,19€ y los 3,56€, en función del tipo de cultivo. Por ejemplo, un aceite obtenido de un olivar tradicional de secano en alta pendiente como el nuestro, tiene los costes de producción más altos, de los cuales aproximadamente el 80% se estiman que son costes asociados al campo y el 20% al transporte y molturación.

Costes aceite de oliva COI

Evidentemente, si la aceituna se recoge más verde como apuntábamos antes, y su aceite es extraído en frío, los costes aumentan, cosa que no se ha contemplado en este trabajo. No obstante, ciñéndonos exclusivamente a los costes del estudio y suponiendo un beneficio empresarial del 20%, el precio de venta mínimo a granel de un aceite de oliva debería estar entre los 2,73€/kg y los 4,45€/kg (más IVA) en función del tipo de cultivo. Sin embargo, en el mercado a granel, donde el aceite de oliva se compra habitualmente para almacenarse y mezclarse, no es normal hacer distinciones entre aceites de diferentes zonas ni tipos de cultivo. Esto significa, que incluso teniendo en cuenta la subvención existente todavía (1,05€/Kg), y con los actuales precios altos de mercado, la venta a granel de un aceite de oliva de cultivo tradicional de secano no es rentable.

Cambio del modelo de negocio

La única salida que les queda a los pequeños productores, orientados más a la calidad que a la cantidad, pasa claramente por salirse de este modelo de negocio a granel y vender directamente el producto envasado, aunque al coste anterior haya que sumar costes adicionales de envasado, marketing y distribución no contemplados en el estudio anterior. Si no, será inviable producir un aceite de oliva virgen extra de tanta calidad en un hábitat de sierra como el nuestro, donde la mayor parte del olivar es de secano, con olivos centenarios y cultivados en grandes pendientes. Es lo que hemos bautizado aquí como olivicultura heroica :-)


Puntúa este artículo:
(9 puntuaciones, media: 4,44 de 5)
COPYRIGHT: Este contenido es original y está protegido por derechos de propiedad intelectual. Se puede utilizar como fuente de información enlazando la página. Gracias.

Test del aceite

¡Gracias por tu apoyo!

Comparte tu cultura sobre el aceite de oliva ;-)