Comprando aceite de oliva barato

Comprando aceite de oliva barato

Si eres un profesional de la restauración o un particular con un alto consumo de aceite de oliva en tu cocina, quizá estés buscando un aceite de oliva bueno, bonito y barato para ahorrarte algo de dinero en tu cesta de la compra. A continuación te damos algunos consejos prácticos para conseguirlo y que no compres gato por liebre.

El aceite de oliva más barato

El aceite de oliva más barato que puedes encontrar en el mercado es el aceite de oliva refinado, que se vende etiquetado como aceite de oliva a secas o con los apellidos “Intenso” y “Suave”. Otra variante de aceite de oliva refinado es el aceite de oliva de orujo, que aunque pueda sonar a bebida espirituosa, es el aceite de oliva que tiene un menor coste económico, siendo por ello el aceite de oliva más utilizado en las cocinas de la mayoría de bares y restaurantes de nuestro país. Algunos pensarán: ¿Y qué más da? Es aceite de oliva para cocinar… El aceite de orujo de oliva se obtiene de los deshechos de la masa de aceituna después de extraerle el aceite de oliva virgen extra, virgen y lampante en la almazara. Esto se hace en las fábricas orujeras, que se llevan el orujo de las almazaras prácticamente a coste cero, en grandes camiones para procesarlo y obtener después el aceite de oliva de orujo en sus instalaciones.

Orujo de oliva

Como comentábamos de forma detallada en este artículo sobre los diferentes tipos de aceite de oliva, teóricamente estos aceites no son peligrosos para el consumo humano, pero debemos saber que todo lo que no sea aceite virgen extra, virgen o lampante (el zumo defectuoso) ha pasado por un proceso químico de refinado, mediante el cual se añaden otros productos artificiales para bajar su acidez y eliminar sus defectos a altas temperaturas. Esto, a parte de restarle todo el sabor, hace que pierda la mayoría de las propiedades saludables que contiene el aceite de oliva virgen extra de serie, al volatilizarse prácticamente todos sus polifenoles y antioxidantes naturales. Además, los aceites de oliva refinados tienen una densidad menor y penetran más en los alimentos, transmitiendo más calorías y haciendo más pesadas las digestiones. Por ello, siempre recomendamos eliminar el uso de este tipo de aceites refinados, sustituyéndolos por cantidades inferiores de aceite de oliva virgen extra o en su defecto uno virgen.

En definitiva, se trata de consumir menos aceite pero de mejor calidad, para cocinar de forma más sana y menos grasienta, protegiendo además el bolsillo.

Pero… ¿Todos los virgen extra son iguales?

¿A caso todos los vinos de crianza o reserva son iguales? Con el aceite de oliva virgen extra pasa lo mismo, su calidad, sabor y aroma dependen de varios factores:

  • Momento de la recogida: entre octubre y diciembre, dependerá del grado de madurez y las condiciones climatológicas durante esos meses.
  • Variedad de la aceituna: picual, arbequina, hojiblanca, cornicabra…
  • Climatología anual: lluvias, nieves, temperatura, humedad, etc.
  • Plagas y enfermedades: el olivar siempre está expuesto a las temidas plagas como la mosca del olivo y otras enfermendades.
  • Habitat: sierra, campiña, loma…
  • Suelo: ácido, alcalino, arcilloso, etc
  • Tipo de cultivo: secano, regadío, ecológico, etc
  • Proceso de elaboración: temperatura de batido, centrifugado, decantación, filtrado, conservación…

Por tanto, a la hora de elegir correctamente un aceite de oliva virgen extra, no es suficiente con la información básica que se proporciona en su etiqueta por ley:

“Aceite de oliva de categoría superior obtenido directamente de aceitunas y sólo mediante procedimientos mecánicos”

De hecho, el 70% de los aceites de oliva que se consumen en España, se venden con marca blanca, sin ni siquiera información sobre su procedencia, momento de la cosecha o variedad de aceituna. Así que, ni mucho menos todos los aceites de oliva virgen extra son iguales, y como consumidores deberíamos exigir tener al menos esta información.

Aceite de oliva virgen extra barato

Aceite de oliva virgen extra barato

Ante esta falta de información en las etiquetas de los productos que campean por las estanterías de los supermercados, deberíamos evitar la compra de aceites de oliva virgen extra muy baratos, ya que a parte de poner en peligro la sostenibilidad del tejido productivo, posiblemente estaremos comprando un producto de dudosa calidad proveniente de mezclas o excedentes de otras campañas, que necesitan ser colocados en el mercado cuanto antes para volver a llenar los depósitos. Hay que tener en cuenta que la fecha de consumo preferente se determina al envasar el producto, y posiblemente no refleje el tiempo que el aceite ha pasado almacenado en los depósitos. Recuerda que el mejor aceite es zumo de oliva 100% natural, y como todos los zumos naturales, están mejor si los tomas recién hechos.

 


Puntúa este artículo:
(3 puntuaciones, media: 5,00 de 5)
COPYRIGHT: Este contenido es original y está protegido por derechos de propiedad intelectual. Se puede utilizar como fuente de información enlazando la página. Gracias.

Test del aceite

¡Gracias por tu apoyo!

Comparte tu cultura sobre el aceite de oliva ;-)