El pan con aceite de mi madre

El pan con aceite de mi madre

Hay ciertos alimentos y comidas que activan inmediatamente nuestra nostalgia y nos transportan a otro tiempo. ¿Quién no ha tenido alguna vez recuerdos de su infancia con una rebanada de pan y aceite auténticos? Pan de masa madre y AOVE con chocolate, azúcar, sal, ajo, tomate… Sabores y olores inolvidables, sencillos y baratos, que siguen siendo igual de accesibles y sanos. El artículo de hoy está dedicado precisamente a la cultura y a la memoria del pan con aceite… y por supuesto a esa madre que lo preparaba con tanto cariño

Opinion de pan con aceite

Pan y aceite nuestro de cada día

La ciencia del pan con aceite no parece tener mucho misterio. El pan es básicamente agua, harina y levadura. El aceite de oliva es sólo zumo de aceitunas. Pero esta sencilla mezcla con buena materia prima y una elaboración de calidad, da como resultado un alimento rico, natural, saludable y apto para todos los públicos, incluso para celíacos e intolerantes al gluten, aunque de eso hablaremos otro día. El problema es que hoy, en un mundo altamente industrializado, no es fácil encontrar ni buen pan ni buen aceite de oliva.

Calorias del aceite de oliva

La mayoría de los panes se elaboran en grandes obradores industriales y llegan ya precocinados a las panaderías y supermercados, donde en el mejor de los casos se hornean y venden en el momento como pan recién hecho. El resultado es un pan insulso que recién horneado da el pego, pero que al cabo de unas pocas horas se vuelve insulso y sin sustancia, acabando normalmente en la basura. Como alternativa, podemos guardarlo y que termine sus días dignamente dentro de una buena sartén de migas, pero en cualquier caso como pan es lamentable. Algo parecido ocurre con muchos aceites de oliva virgen extra que frecuentan las estanterías de los supermercados, procedentes de almazaras industriales orientadas a producir grandes volúmenes y que dan como resultado aceites ligeros y económicos, que muchas veces desde luego no deberían venderse como virgen extra.

Cuánto cuesta un buen pan con aceite

Vamos a echar unos números. Puedes comprar un buen pan de masa madre por unos 3€ el kilo y un verdadero aceite de oliva virgen extra por menos de 6 € el litro. Teniendo en cuenta que una rebanada de este pan puede pesar unos 50 g y le podemos añadir unos 15 ml de aceite siendo generosos, el coste total del plato no supera los 0,20 €. Sin duda, un alimento barato que a cambio aporta hidratos de carbono complejos (fáciles de metabolizar), grasa monoinsaturada de la buena (ácido oleico), vitaminas y antioxidantes naturales… Eso sí, el mérito siempre para las proteínas acompañantes: jamón, queso, anchoas… Mmm :P

Pan con aceite y Colacao, la Nocilla de Jaén

Es verdad que parece un anuncio, pero hay una singular mezcla que a nosotros nos transporta directamente a la infancia… la Nocilla de Jaén: pan con aceite, más aceite, un poco más de aceite y una cucharadita de colacao. Una receta rica rica, sin grasas saturadas y una buena dosis de calorías de calidad como las del aceite de oliva, muy necesarias cuando somos niños activos y guerreros :)

Pan con aceite y colacao, la nocilla de Jaén

Por cierto y como curiosidad, Colacao y Nocilla, son dos marcas históricas con un gran valor emocional para muchas generaciones de españoles. Fueron lanzadas al mercado en 1945 y 1967 respectivamente por dos empresas de alimentación míticas como Nutrexpa y Starlux. Ambas han desaparecido ya, pero sus productos estrella siguen triunfando gracias a esa nostalgia, y en la actualidad los fabrica el grupo catalán Idilia Foods.

El mejor aceite de oliva para tostadas

Otro clásico, esta vez de nuestros desayunos y cenas, unas tostadas calentitas regadas con aceite de oliva virgen extra. No sabemos a quién se le ocurrió la idea de tostar el pan por primera vez, pero seguramente que le movía el hambre o la necesidad, que agudizan el ingenio. Y es que al tostarlo, incluso ese pan insulso, chicloso y sin sustancia del día anterior, es capaz de recobrar vida por el simple efecto del calor, que recupera la elasticidad de su miga y le aporta un intenso olor y sabor. Por ello, a la hora de regar la tostada, es recomendable hacerlo con un AOVE frutado y potente

Un aceite de oliva picual le aportará a las tostadas ese toque de personalidad que necesitan, con un toque algo amargo y picante, fresco y verde como el campo :-)

 

 


Puntúa este artículo:
(18 votos, promedio: 4,11 de 5)
Comprar aceite de oliva virgen extra