El cuidado del bonsai

El cuidado del bonsai
Hace un tiempo, os prometimos post sobre los bonsais y, lo más importante, su cuidado, ya que por regla general, existe cierto miedo a no saber cómo mantenerlos de forma óptima.
Bonsai es un término japonés compuesto por bon (bandeja o recipiente) y sai (naturaleza o árbol) que consiste en el arte de cultivar árboles y plantas, reduciendo su tamaño a través de ciertas técnicas como el trasplante o la poda, de manera que el resultado acabe siendo una pequeña réplica de una escena natural. En este caso, un árbol en miniatura.
Precisamente por ser un árbol propiamente dicho y al igual que el resto de plantas, tiene sus propias necesidades y comportamientos muy similares.
Así que os dejamos un resumen con truquillos que os ayudarán a cuidar vuestro bonsai y a mantenerlo como el primer día:

– Como os comentábamos antes, al ser una planta normal, hay que regarla, abonarla y transplantarla. El secreto de su cuidado radica en saber reconocer las señales indicativas de su salud. Si estáis pendientes de cualquier anomalía, tendréis mucho terreno ganado.

– En lugar de pasar un día entero arreglando nuestro bonsai, es preferible dedicarle unos minutos a diario. Prestad especial atención a la humedad de la tierra y a sus hojas.

– Es muy importante tener en cuenta el tamaño de la tarrina que actuará de base para el bonsai. Para evitar que crezcan las ramas, el tamaño tiene que ser pequeño.

– Resulta conveniente colocar el bonsai en un lugar fijo, sin moverlo de día y de noche, para que el árbol mantenga el descenso de temperatura nocturno. Por lo tanto, si lo situáis en el exterior, aseguráreis su mejor mantenimiento.

– El mejor momento para regar vuestro bonsai es la mañana. El método óptimo de riego es el siguiente: regar una primera vez para humedecer la superficie, esperar unos segundos, volver a regar para que el agua acceda a las capas de tierra internas y acabar con un tercer riego hasta que aseguremos que toda la parte interna está mojada y el agua comienza a salir por el drenaje. Para asegurar que no exista exceso ni falta de riego, deberemos estar pendientes del estado de la tierra y de las hojas del bonsai, e ir detectando las necesidades de nuestro arbolito.

– La cantidad de luz que deberá recibir un bonsai es fundamental. Si lo mantenéis bajo la luz natural del sol, alargaréis su vida. No obstante, una combinación de luz artificial de tubo fluorescente más una bombilla tradicional, podría ser suficiente si tuviérais que conservar el bonsai en un espacio interior.

Como habréis visto, se trata de un tipo de planta que necesita cuidados especiales, pero que tampoco difiere en exceso del resto. Con los truquitos que os hemos dado, unos cuantos mimos y un poquito de mano, podréis cuidar a la perfección vuestro bonsai.

Además, os aseguramos que el resultado es muy satisfactorio. ¿No os apetecería, por ejemplo, cuidar de un olivo en vuestras casas? :-)

Publicado por @schinarro para DirectodelOlivar el 4 de julio de 2011

 


Puntúa este artículo:

COPYRIGHT: Este contenido es original y está protegido por derechos de propiedad intelectual. Se puede utilizar como fuente de información enlazando la página. Gracias.

Test del aceite

¡Gracias por tu apoyo!

Comparte tu cultura sobre el aceite de oliva ;-)