Elaboración del mejor aceite de oliva del mundo

Elaboración del mejor aceite de oliva del mundo
El proceso de elaboración del mejor aceite de oliva del mundo, el aceite de oliva virgen extra, se puede resumir en los siguientes pasos:
  1. Recolección de la aceituna: Se realiza entre los meses de octubre y enero, dependiendo sobretodo del grado de maduración de las aceitunas y del clima, ya que suelen ser meses de intenso frío, lluvia y nieve, sobretodo en las comarcas de sierra.
  2. Transporte hasta la almazara: Lo ideal es hacerlo en el mismo día para evitar que la aceituna fermente y pierda cualidades. Su contenido en aceite suele estar entre el 18% y 32%, el resto es agua (40-55%) y residuo sólido (23-35%).
  3. Selección, limpieza y lavado de la aceituna: Se seleccionan las mejores aceitunas, se eliminan las ramas y hojas con grandes ventiladores y se lavan con agua potable para eliminar la suciedad de la aceituna (tierra, barro, etc).
  4. Molturación de la aceituna: La aceituna bien limpia se moltura o tritura de manera mecánica para formar una masa homogénea, compuesta fundamentalmente por la piel, la pulpa, el hueso, el aceite y el agua que contiene la propia aceituna.
  5. Batido de la masa: La masa pasa a una batidora industrial donde se mueve y se calienta lentamente de forma controlada para que el aceite de oliva se vaya “soltando” y separando del resto de elementos. En este proceso es clave controlar la temperatura de la masa para no alterar las propiedades originales del aceite de oliva, obteniéndose un zumo de mayor calidad cuanto menor es la temperatura de batido (el ansiado aceite en frío).
  6. Extracción del aceite de oliva: Tradicionalmente el aceite de oliva se extraía mediante prensas hidráulicas que exprimían literalmente la masa hasta obtener el mítico aceite de oliva de primera presión. Sin embargo, actualmente en la mayoría de las almazaras, la masa se hace pasar por unas centrifugadoras y depósitos de decantación que separan definitivamente el aceite de oliva de los residuos sólidos y el agua debido a la diferencia de densidades, y obteniendo así un mayor rendimiento en el proceso de extracción.
  7. Almacenamiento y calificación del aceite de oliva: El aceite pasa a través de tuberías de acero inoxidable directamente hasta los depósitos de almacenaje, donde es analizado, calificado y precintado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen para garantizar su calidad y trazabilidad.
  8. Envasado y comercialización del aceite de oliva: Cada vez es más común que nuestras almazaras envasen su propio aceite, lo que garantiza que no se haya alterado ni mezclado con otros aceites de peor calidad. Sin embargo, la inmensa mayoría del aceite de oliva virgen extra se sigue vendiendo a granel a grandes empresas de alimentación españolas y extranjeras, que lo manipulan y envasan para comercializarlo bajo sus propias marcas.

Vídeos: